Los componentes del puente de la Bioceánica que unirá las ciudades de Carmelo Peralta (PY) y Puerto Murtinho (BR), son construidos cumpliendo estrictos estándares de calidad, afirmó el Ing. Edgar Casco, encargado de la Producción de Hormigón Armado (H°A°) de la contratista.

Respecto a dicho proceso indicó que el material debe ser de la mejor calidad, sobre todo, considerando que la obra va a demandar un importante movimiento de vehículos entre Paraguay y Brasil, beneficiando  principalmente a la ciudad de Carmelo Peralta, pero también a gran parte del Chaco.

En cuanto a los desafíos que se tienen, el profesional dijo que uno de los más importantes es el factor calor, ya que cada estructura de hormigón debe cumplir con rigor los estándares de calidad exigidos, en función de cada caso. “Tanto las pilas, los estribos y los dinteles tienen especificaciones técnicas que hay que cumplir, como por ejemplo, la temperatura o su asentamiento para que el producto salga bien, es decir, en gran medida, somos como el corazoncito de la obra porque casi el 90% de la misma, por decirlo así, es de hormigón que debe salir de las plantas de Paraguay y de Brasil”, puntualizó.

En este sentido, destacó el gran equipo de profesionales que conforman el plantel, como los plantistas, ajustadores, y todo el equipo que lleva adelante los trabajos.

También indicó que otro gran desafío de la obra es la distancia, considerando que el distrito de Carmelo Peralta está situado, aproximadamente, a 700 km de la capital del país y que, por ejemplo, solo en lo que respecta material triturado, se tiene que recorrer una distancia de entre 50 km a 60 km para su obtención, mientras que muchos otros materiales se traen desde Asunción.

El puente de la Bioceánica, que representa un hito en infraestructura vial para el país, tendrá una extensión de aproximadamente 1.294 metros, dividido en tres tramos: dos constituirán los viaductos de acceso en ambas márgenes del río Paraguay, y uno corresponderá a la parte atirantada, de 632 metros con un vano central de 350 m.

Las tareas están a cargo del Consorcio PYBRA (Tecnoedil S.A., Paulitec y Construtora Cidade) y son fiscalizadas por el Consorcio Prointec bajo el gerenciamiento del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC). La Itaipú Binacional financia su construcción.

Compartir