Al oficializar la promulgación de esta normativa, el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, destacó que la Ley facilitará a los jóvenes trabajar y al mismo tiempo seguir estudiando. Gustavo Volpe de la UIP y Christian Cieplik, de la Capasu, coincidieron en que esta Ley ayuda también a la formalización del empleo y apoya la reactivación económica; al constituirse en una oportunidad de crecimiento para las Mipymes.

La ley del empleo parcial promulgada por el Poder Ejecutivo en la fecha establece que la actividad laboral será considerada a tiempo parcial cuando se extienda de 16 a 32 horas semanales. Esta modalidad deberá acordarse mediante un contrato que, a la vez, contemple el aporte del seguro social del Instituto de Previsión Social (IPS).

El jefe de Estado destacó que se promulga la Ley, principalmente por los beneficios que significará para el sector juvenil. “Ahora nuestros jóvenes podrán trabajar y al mismo tiempo seguir estudiando”, remarcó.

Proteger derechos de unos 129.000 trabajadores

Por su parte, la ministra de Trabajo refirió que la Ley servirá para proteger los derechos de más de 129.000 trabajadores que actualmente ejercen labores menos de 35 horas semanales, e incluirlos como cotizantes en el sistema de seguridad social.

“Desde nuestra visión esta ley tiene los altos objetivos de formalizar trabajadores que hoy ya trabajan a tiempo parcial; incluir a sectores históricamente excluidos del mundo laboral por la imposibilidad de cumplimiento de las jornadas laborales rígidas. Jóvenes, madres, personas con discapacidad. También busca proteger a los trabajadores estableciendo una gama de derechos antes no previstos, desde vacaciones y descansos hasta el permiso por maternidad”, detalló la minsitra.

Asimismo aseguró que la normativa permitirá flexibilizar las jornadas laborales, establecer un sistema de aporte a la seguridad social más accesible y menos costoso, adecuándose a lo realmente abonado al trabajador y favorecer a los trabajadores, permitiendo su diversificación laboral al no permitir la exclusividad del vínculo.

La ministra dijo asimismo que la promulgación de la Ley fue posible mediante el tripartismo y el consenso de todos los sectores.

“Se ha dado el apoyo mayoritario de las centrales obreras, la iniciativa empresarial, el rotundo apoyo de la Iglesia y la decisión firme de un Presidente con un claro compromiso con el empleo juvenil y el Desarrollo de la Gente”, significó.

Por su parte, el Arzobispo de Asunción, Monseñor Edmundo Valenzuela, expresó el respaldo de la Iglesia a la iniciativa.
Señaló que la Iglesia está profundamente comprometida con la promoción de la educación y el trabajo formal como herramientas claves para el desarrollo y superación de la pobreza.

Significó que ante informalidad del empleo existente esto significa una gran oportunidad para la población trabajadora.

Monseñor Valenzuela celebró en este contexto la adopción de Políticas Públicas por parte del Ejecutivo para dignificar a los trabajadores, y dotar a este sector de garantías y de cobertura social.

UIP felicitó iniciativa

El titular de la Unión Industrial Paraguaya (UIP), Gustavo Volpe, felicitó la iniciativa que fue el fruto del diálogo social entre el Gobierno, los trabajadores y los empleadores; que permitirá la formalización del empleo, así como un impulso al desarrollo de las pequeñas y medianas empresas.

Asimismo, el presidente de la Cámara Paraguaya de Supermercados, Christian Cieplik, destacó que la nueva legislación facilitará principalmente que jóvenes puedan combinar el trabajo con el estudio.

“Con esto se abre la posibilidad de que uno legalmente puede contratar a la persona en estos horarios que él dispone sin que tenga que abandonar lo que más deseamos que es que la gente se pueda desarrollarse profesional y humanamente”, añadió.

Más de la mitad tiene entre 15 y 29 años

De acuerdo a los datos de la Encuesta Permanente de Hogares del año 2017, del total de los ocupados a tiempo parcial, la participación de los hombres es del 58 % y la de las mujeres, del 42 %. De este conjunto, 89.484 personas viven en el área urbana.

De los 129.000 trabajadores que declaró en la encuesta trabajar a tiempo parcial, el 56 % posee entre 15 y 29 años.

Para la modalidad a tiempo parcial, se establece un mínimo de 16 horas y máximo de 32 horas a la semana, tomándose como base imponible a los efectos del pago del seguro social del IPS, éste mínimo (16 horas semanales, 64 horas por mes), en los mismos porcentajes aplicados para la generalidad, es decir 9% a cargo del trabajador y 16,5% a cargo del patrón/empleador.

El cálculo de remuneración mensual para el empleado se realizará sobre la base del salario mínimo legal (G. 2.192.839) y se pagará conforme a la cantidad de horas trabajadas. La máxima carga horaria mensual será de 128 horas.

Para esta modalidad el empleador debe complementar el monto destinado para cubrir el fondo de salud del IPS, siempre sobre la base del salario mínimo legal vigente.

Ejemplo: el salario que le corresponderá a un trabajador que trabaja 16 semanales (64 en el mes) es de Gs. 674.720, sobre ese monto se calcula:
• 9% cuota del trabajador = G. 60.725
• 16,5% cuota patronal = G. 111.329
• Complemento patronal para cubrir fondo de salud = G. 136.631
• Cuota total patronal = G. 247.960

Se aporta sobre el salario real percibido por el trabajador siempre que alcance 16 horas semanales como mínimo, debiendo complementar el empleador, el monto correspondiente al fondo de salud, cuando lo percibido fuese inferior al salario mínimo.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) el trabajo a tiempo parcial puede ayudar a los trabajadores, en especial a aquellos con hijos u otras responsabilidades familiares, a entrar o a permanecer en el mercado laboral. Además, puede ofrecer una oportunidad a los trabajadores que quieren seguir contemporáneamente sus estudios o una formación profesional.

La promulgación de la Ley se realizó en un acto protocolar en Palacio de Gobierno que fue presidido por el jefe de Estado, Mario Abdo Benítez, con la participación de la ministra de Trabajo, Carla Bacigalupo, el presidente de la Unión Industrial Paraguaya (UIP), Gustavo Volpe; el Arzobispo de Asunción, monseñor Edmundo Valenzuela, y representantes de las centrales sindicales.

Compartir