Las criptomonedas, como bitcoin, están en el punto de mira de Europa. El atractivo de los criptobienes (activos digitales basados en plataformas cooperativas) se ha disparado pese a las advertencias de los reguladores sobre el riesgo de burbuja y la falta de garantías para inversores, informó hoy miércoles El Economista.

La Comisión hasta ahora prefería esperar para ver como evolucionaba la tecnología, y la propia respuesta regulatoria de los Estados. Pero la situación cambiará pronto. Los ministros de Finanzas de la UE (el Ecofin) discutirán este viernes en su encuentro informal en Viena el tratamiento regulatorio dado a los criptobienes en sus países. “Actualmente existe una diversidad de respuestas, pero en algún momento necesitamos forjar una posición única”, comenta una fuente comunitaria a este diario.

En un papel que discutirán los ministros, el centro de análisis Bruegel defiende la necesidad de proponer nuevas normas. Tal y como indica, y coinciden dentro de la Comisión, la dificultad llega con elegir el momento. Una regulación temprana podría matar la innovación y empujar fuera de Europa este mercado de 200,000 millones de euros, con un crecimiento exponencial.

Mientras, la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA) concluirá para finales de este año un análisis sobre si los Estados miembros consideran estos activos como instrumentos financieros y si encajarían en la regulación europea existente. Sus conclusiones servirán para que la Comisión decida si hacen falta nuevas normas.

Compartir